JAMES SCHALLER MD INDIA DESPISED DALITS UNTOUCHABLES ABUSED POOR
main page books and articles schaller health creed facebook testimonies search
menu main page what's new second opinion new patient meet doctor schaller location, travel

Cuidado avanzado de la babesia 2015: Deficiencia de las pruebas para su detección y prevención de discapacidades muerte

La babesiosis es una de las infecciones por garrapatas más letales del mundo; no es rara, ni se trata de una simple coinfección que se presenta ocasionalmente. Debe de someterse a análisis en cualquier persona con historial de mordedura de garrapata, posible enfermedad de Lyme, que haya estado muy expuesta a entornos suburbanos o rurales, o haya recibido una transfusión utilizando análisis de laboratorio directos o indirectos. Casi todas las pruebas directas son 95% inexactas, a excepción de IGeneX, la cual detecta la babesia aproximadamente 25% de las veces si se somete a un análisis completo para anticuerpos de babesia microti y babesia duncani, PCR y una prueba FISH. Ese 25% por ciento es aproximado y proviene de once años de un registro minucioso para infecciones por babesia en nuestros propios pacientes o pacientes que acuden a consulta. Las pruebas iniciales realizadas por más de 100 médicos y la repetición de esas pruebas arrojaron este porcentaje en ausencia de nuevas exposiciones de consideración. De igual forma, la babesia es comúnmente pasada por alto en las láminas de los laboratorios de especialidades.[1]

La babesia puede causar una fatiga atroz y migrañas. La pérdida o el aumento de peso resultan comunes,[2] pero también lo es la discapacidad como parte de cincuenta posibles síntomas[3] los cuales fueron derivados cuidadosamente de una década de investigación y presentados con anterioridad en nuestro libro de lista de control.[4] (Véanse las imágenes 1 - 3 para observar la babesia dentro de los glóbulos rojos). A pesar de estas intimidantes imágenes, algunos pacientes no presentan síntomas. En otras personas, su primer o más grave síntoma puede ser la muerte por derrame cerebral, ataque al corazón, coágulos de sangre en piernas o pulmones, o cáncer.

Image 1

IMAGEN 1. La babesia vive dentro de los glóbulos rojos. Este frotis de rutina preparado con la tinción de Giemsaes MO-1, lo cual significa que el primer paciente vivía en Misuri. El resultado fue mortal.


Image 2

IMAGEN 2. La babesia vive dentro de los glóbulos rojos. Este frotis de rutina preparado con la tinción de Giemsa es WA-1, llamado duncani.


Image 3

IMAGEN 3. Una amplia variedad de infecciones unicelulares por babesia dentro del glóbulo rojo crítico--la célula que lleva oxígeno a todas las células del cuerpo. La densidad de las células infectadas aquí mostradas no es normal. Los valores normales al examinar una lámina de muestra de sangre durante tres minutos, tal como sugiere el CDC (Centro para el Control de Enfermedades), no incluyen la observación de células infectadas.


La babesiosis, según el CDC, puede causar presión arterial baja e inestable, anemia hemolítica grave (hemólisis), un recuento muy bajo de plaquetas (trombocitopenia), coagulación intravascular diseminada (también conocida como "CID" o coagulopatía de consumo), lo cual puede causar los coágulos sanguíneos y sangrado antes mencionados, mal funcionamiento de órganos vitales (como los riñones, los pulmones y el hígado) y muerte.[5] En 2001, Mylonakis ya advertía de gran riesgo de ataques al corazón, insuficiencia renal y otros estados de enfermedades catastróficas causadas por babesiosis.[6]

En un principio nos interesó el tema de la babesia por ser una infección que afecta la coagulación cuando advertimos que los pacientes coagulaban muy rápido al cortarse por accidente mientras se afeitaban o al someterse a una extracción sanguínea. Se observaron niveles sanguíneos muy altos de dímero-D y de la formación de complejos trombina-antitrombina (TAT) en nuestros pacientes afectados por la babesia,[7] al igual que en los estudios hechos en humanos y perros.[8, 9] Nuestra preocupación sobre la muerte causada por coágulos en humanos fue fundamentada posteriormente cuando algunos pacientes requirieron anticoagulantes de prescripción para prevenir la muerte por coagulación.

Además, surgió otra inquietud también relacionada con la coagulación. Se nos consultó en cuanto a pacientes que habían sufrido derrames cerebrales. El problema fue que podían tomar Coumadin (warfarina) u otros medicamentos para mantener la sangre "delgada" en un nivel constante a fin de prevenir otro derrame cerebral, pero sus análisis de medición de coágulos fueron demasiado variables como para alcanzar una prevención óptima de coágulos. Más adelante, se encontró que todos esos pacientes tenían babesia y otras infecciones por garrapatas y el adelgazamiento inestable de su sangre o los resultados de riesgo de coágulos, los valores de PT, PPT e INR cambiaron debido a una infección por babesia.

Los infartos cardiacos y cerebrales son las principales causas de muerte en adultos. La babesia eleva la incidencia de estos infartos en un porcentaje desconocido. Los cambios químicos que causa la babesia en el cuerpo pueden aunarse a ese problema. Lo anterior se analiza en parte en nuestro libro, Actualización sobre babesia 2009.[10] La babesia ocasionalmente aumenta el tamaño de los glóbulos rojos (volumen corpuscular medio VCM) de tal manera que los eritrocitos que normalmente miden 8 micras con frecuencia apenas pueden pasar a través de 10 a 20 millas de vasos capilares humanos.

La malaria es "hermana" de la babesia, y es causada por otro parásito unicelular de los glóbulos rojos que comúnmente causa infartos cerebrales,[11] causa adhesión de los glóbulos blancos y afecta la circulación venosa causando presión, edema y otros problemas graves de coagulación.[12] Nunca se debe realizar únicamente una prueba para descartar el riesgo de coagulación causado por babesia.

Otra causa principal de muerte en adultos es el cáncer. Creemos que la babesia aumenta el índice de algunos tipos de cáncer. La cantidad de linfocitos con un marcador CD57 externo puede disminuir con la presencia de la enfermedad de Lyme[13], pero cuando la babesia es eliminada puede disminuir aún más los niveles de este tipo de células mortales de cáncer. Por ejemplo, en la labor de análisis propio y en nuestros pacientes médicos que sólo recibieron medicamentos para lababesia, los niveles de células mortales de cáncer con CD57 disminuyen muy rápido con una eliminación eficaz de la babesia. El hecho de solo utilizar medicamentos contra la malaria también pueden disminuir de forma aguda los niveles de los marcadores CD8 por eliminación de la babesia y la presencia de enfermedad de Lyme en el cuerpo.

Otro aspecto común del cáncer es la falta de análisis para babesia en la mayoría de los análisis adicionales de anemia hemolítica--los glóbulos rojos están en proceso de destrucción, y parece que los hematólogos no tienen conocimiento de que esto podría no tratarse de cáncer, sino de babesia, aún cuando se ha mencionado que hay alguna relación con ésta.

Permítame utilizar un artículo común para demostrar ese error. Nackos informa sobre un hombre que fue ingresado al hospital débil y desorientado.[14] Su conteo sanguíneo completo (CSC) reveló anemia leve (hemoglobina 11 g/dL) y bajo conteo de plaquetas. Su nivel de plaquetas había sido normal tres semanas antes. Mi primera apelación es que la babesia no se reproduce muy rápidamente. Nackos et al. parece suponer que la babesia se reproduce como hierba mala, ya que parece creer que toda la carga de babesia de los pacientes surgió a partir de una sola caminata en el "césped del campo". Contamos con frotis de babesia seriales examinados cada 2 a 4 meses que demuestran lo contrario, comprobando que la babesia se desarrolla muy lentamente.

No obstante, es correcta su aseveración al considerar que una nueva mordedura desencadena una enfermedad aguda y disminución de la función. Los signos y síntomas fueron nuevos en este pobre hombre, sin embargo ya tenía probabilidades de presencia de babesia en la sangre durante años.

Algunas veces la persona presenta una infección por garrapatas que se desencadena a partir de un accidente de auto, una gripe, otra mordedura de garrapata, una cirugía, un viaje en avión, un divorcio o la muerte de un familiar muy cercano, lo cual puede causar la emergencia repentina de los síntomas de babesia. Sin embargo, el paciente pudo haber tenido babesia durante veinte años. Ocasionalmente, no existe nada en particular que la desencadene.

En este caso, posiblemente sufrió una nueva mordedura "en el césped del campo algunas semanas antes de presentar los síntomas". El autor, Nackos, podría estar confundiendo un evento causal con la aparición de la infección. Mi sospecha es que el paciente había caminado en áreas de exposición por cientos de días. Mi posición es que —y la evidencia lo indica— ésa no había sido su primera mordedura de garrapata. Un punto final: es teóricamente posible que la babesia produzca síntomas como una misteriosa fiebre alta en la primera mordedura, pero creemos que ésa no es la norma. Creemos que la norma es que las mordeduras iniciales se experimentan como triviales o como un simple resfriado o gripe breve, y luego de años de reproducción es cuando aparecen los síntomas graves.

Un paciente posterior de Nacko mostró evidencia de destrucción de glóbulos rojos. Como respuesta a la destrucción de glóbulos rojos maduros, los glóbulos rojos jóvenes salen de la médula ósea rápidamente. Estos son conocidos como reticulocitos y su conteo fue de 5,56% (0,5% a 2,17% del rango normal). La lactato deshidrogenasa también se registró muy alta a 540 UI/L (98-192 UI/L rango normal), en consonancia con el exceso de destrucción mortal de glóbulos rojos conocido como hemólisis. Su frotis de sangre periférica mostró muchos parásitos que parecían babesia.

Es muy raro que los médicos del hospital tomen en consideración la babesia. La mayoría de los médicos no plantean la posibilidad de babesia cada vez que un paciente se presenta con esos síntomas —a menudo consideran más el cáncer en sus hipótesis si la hemoglobina o los niveles de glóbulos blancos disminuyen. Incluso pueden comenzar un tratamiento de quimioterapia para un supuesto cáncer.

Se requiere de un personal de laboratorio excepcional para visualizar la babesia en una lámina. Como autor de seis libros acerca de la babesia y otros escritos acerca de infección por garrapatas, he enviado mis casos de babesia e infección por garrapatas a ser analizados mediante frotis sanguíneo. He tenido pacientes que arrojan resultados positivos de anticuerpos y de PCR (ADN) positivo para babesia y sin embargo los laboratorios rutinarios más prestigiosos nunca logran visualizar los organismos de la babesia en una lámina. Nackos contó con un buen equipo de laboratorio. (Tal vez el volumen de babesia en la sangre mostraba infección en un alto porcentaje de células, tal como se muestra en la imagen 4).

Image 4

IMAGEN 4. Esta mujer europea ha sido tratada por especialistas en infecciones con medicamentos de rutina contra la babesia. ¿Cree que los tratamientos y la duración dieron resultado? Éste es un número mortal de glóbulos rojos llenos de parásitos.


Según Nackos, la babesia microti puede causar una anemia hemolítica fatal o niveles peligrosamente bajos de plaquetas (trombocitopenia), o ambos. Yo añadiría que también puede alterar otros resultados de laboratorio, tales como la disminución de los niveles de glóbulos blancos de 1200-5,000. Los valores alterados de glóbulos rojos (RBC) pueden también hacer alusión a la presencia de babesia.

Cáncer causado por babesia

Publicamos una cura funcional para el síndrome hipereosinofílico (HES), un cáncer de la sangre, a partir de la atención que se proporcionó a un paciente de 1999 a 2000.[15] Más de 250 médicos pasaron por alto el manual básico de este cáncer eosinofílico en sangre —una infección por babesia.[16]

Diagnóstico

El análisis directo para la babesia en los laboratorios principales a nivel mundial falla tanto a los pacientes como a los médicos que los atienden. Tanto las pruebas de anticuerpos como las pruebas de ADN (PCR) en los laboratorios más grandes a nivel mundial ofrecen poca sensibilidad. Ningún análisis de laboratorio posee una respuesta perfecta; sin embargo, el mejor y más avanzado análisis de laboratorio para la prueba de anticuerpos, PCR y visualización en frotis para babesia es IGeneX. Frecuentemente me desconcierta siempre que en la prueba IGeneX se explora únicamente para enfermedad de Lyme y no para otras infecciones, como la babesiosis. He tenido pacientes que han arrojado positivo para babesia y bartonella sin presentar enfermedad de Lyme.

Además, otro problema de diagnóstico proviene del impacto en las pruebas de anticuerpos para bartonella o babesia. La bartonella es más común que la enfermedad de Lyme o la babesia, y es inmunosupresora, así que a veces en diversas formas altera directa e indirectamente los resultados de pruebas para la babesia.[17-22]

Un sencillo método que se utiliza para diagnosticar la babesia es comenzar el tratamiento con medicamentos contra la babesia. Cuanto mayor sea el tratamiento que se administra al paciente, más posibilidades habrá de obtener un análisis de babesia directo o indirecto que arroje resultados positivos. A los médicos se les enseña a no dar un tratamiento sin tener una buena evidencia de diagnóstico positivo. Lamentablemente, esto conlleva hacer uso de laboratorios rutinarios locales que casi seguramente no detectarán la babesia; No obstante, una vez que el paciente médico con cáncer de nuestro estudio fue expuesto a dos opciones de medicamento fuerte contra la babesia y la hierba semi sintética artesunato —no la artemisinina más débil— su análisis para babesia cambió de negativo a positivo, y otros marcadores químicos indirectos de la presencia de la babesia cambiaron, ya que los organismos de babesia fueron eliminados.

Zhao[23] proporciona un útil ejemplo del defecto de PCR en una muerte por transfusión de babesia. Un paciente que recibió una transfusión infectada con babesia murió a causa de ésta. A pesar de ser trágico, no debe tomarnos por sorpresa, ya que apenas el año pasado Godell[24] reportó que no existe ni se utiliza ningún análisis de babesia para revisar la sangre que se dona en EE.UU.

Como parte de la investigación de este individuo, 13 personas donantes de sangre fueron sometidas a análisis de babesia microti. Todas ellas arrojaron resultados negativos mediante PCR; sin embargo, un donante que vive en Nueva Jersey presentó un título de anticuerpos de b. microti profundamente elevado (1:1024).

Análisis FISH (hibridación fluorescente in-situ)

IGeneX tiene una prueba que sirve para visualizar la babesia duncani y microti. Se utiliza una sonda que tiene un extremo que se conecta al organismo y otro extremo que está claramente visualizado para ayudar a un experto del microscopio a observar la babesia. Sin embargo, como podemos recordar, la visualización de la babesia toma más de una hora a menos que haya una infección con un nivel peligrosamente alto de organismos de babesia. Nuestra postura es que ésta es una buena prueba para determinar la cantidad. Si se arrojan resultados positivos, lo más probable es que exista un alto nivel de babesia. Eso mejora el examen de un frotis de sangre, pero alrededor del 85% de los positivos se pueden pasar por alto. La babesia es pasada por alto por especialistas en Lyme[25] e infecciones debido a que se basan en los resultados del laboratorio en vez de basarse en el arte del diagnóstico haciendo uso de un buen examen y del historial del paciente. Ese exceso de confianza en los resultados de laboratorio representa una de las muchas razones del fracaso del cuidado de infecciones por garrapatas para los especialistas en Lyme e infecciones. La enfermedad de Lyme se considera como la infección principal y la babesia como una coinfección, lo cual es un error. Comúnmente, las personas que arrojan una prueba de FISH positiva dan resultados negativos luego de que reciben un cuidado eficaz. Eso no significa que estén curados; significa que están perdiendo carga corporal, haciendo más difícil de ver la babesia, aún utilizando esta inteligente herramienta (FISH). Yo considero que vale la pena solicitar este estudio si el paciente puede pagar el costo. (La imagen 5 es una fotografía en blanco y negro de la prueba de FISH que muestra varios tipos de babesia dentro de los glóbulos rojos).

Image 5

IMAGEN 5. La imagen de FISH en blanco y negro mejora la visibilidad de la babesia microti y duncani. Hay alrededor de quince diferentes formas de babesia mostradas. Ésta fue suministrada por el Dr. J. Shah de IGeneX.


FL1953 o protomyxzoa reumática: la babesia-como nuevo protozoario

Este protozoario fue enviado al Centro de Control de Enfermedades, donde se informó que se trataba de un protozoario y que no era malaria ni babesia. No se logró identificarla. El Dr. Stephen Fry reporta que se están llevando a cabo diversos estudios con el objetivo de publicarse en una fecha cercana. Creemos que la secuenciación de ADN realizada por los laboratorios expertos en genética Fry muestra una nueva forma de protozoarios que funge como un motor de biofilm (biopelícula). Para obtener más información, consulte el resumen de mi artículo en: www.personalconsult.com/posts/FL1953.html. También ofrecemos opciones para el tratamiento de problemas de FL1953 en el biofilm en el libro de texto sobre biofilm más vendido en el mundo.[26] (La imagen 6 muestra cientos de diminutos eritrocitos negros con una numerosa colección blanca de una compleja gelatina de biofilm generada por FL1953).

Image 6

IMAGEN 6. Se muestra FL1953 o protomyxzo areumática creando biofilm. El CDC informa que es un protozoario único según el Dr. Stephen Fry. El laboratorio Fry informa que es un protozoario genéticamente único. Los pequeños círculos negros marcados con una flecha son cientos de glóbulos rojos. Obsérvese que las dos bolas de biofilm masivas son aproximadamente 100 veces más grandes que un eritrocito. Fuente de la imagen: Laboratorio Fry


Variación de diagnósticos y tratamientos

Hace 100 años, antes de que existieran los antibióticos, la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas (RMSF, por sus siglas en inglés) causó la muerte de entre 20% y 80% de la gente que la contrajo —la diferencia del índice de muerte dependió de una pequeña diferencia de ubicación. Los resultados de un pueblo a otro podían presentar una diferencia radical. Mi argumento es que sabemos que las especies de babesia tienen muchas cepas. La variación de cepas de un estado a otro determina algunas de las variaciones de los síntomas en pacientes en diferentes áreas del país.

Tratamiento

Uno de los fracasos del tratamiento se basa en la variación que mencionamos con la RMSF. Los tratamientos de referencia previos a 2015 fueron débiles y mostraron una ignorancia acerca de la potencia de la babesia, la cual resulta mucho más difícil de eliminar que la malaria. Por lo tanto, el simple hecho de administrar plantas medicinales o fármacos contra la malaria puede fracasar. Los tratamientos modernos pueden basarse en un famoso artículo[27] que pareció definir estrictamente el cuidado perfecto de la babesia durante 15 años en el cuidado de infecciones por parte de médicos infectólogos y especialistas en Lyme.

En el año 2000, Krause, quien había publicado inquietudes respecto a los resultados subóptimos del tratamiento con clindamicina y quinina,[28] reportó efectos secundarios leves y un alto éxito con un tratamiento corto de atovacuona (Mepron) líquido a una dosis de 1,500 mg/día utilizado en combinación con azitromicina (Zithromax) a 500 mg/día.[29] En tanto que la adición de otra herramienta para el tratamiento de la babesia debería ser adoptada, muchos aspectos de ese método siguen siendo defectuosos en 2015.

  1. Una revisión de las especies de babesia que infectan a los seres humanos muestra una inmensa variación, y la idea de la misma dosis para todo el mundo representa ciencia médica limitada. La infinita complejidad y singularidad del cuerpo a medida que cambia cada mes en cientos de sistemas confunde el tratamiento de babesia con la pureza de la aritmética básica.
  2. Los sistemas inmunológicos humanos son complejos y nunca se deben considerar como un clon como para que todos los habitantes de una ciudad reciban el mismo tratamiento exacto y con la misma duración.
  3. La determinación de la presencia de infecciones como la babesia y las garrapatas en el cuerpo humano es notablemente limitada.
  4. Algunos pacientes son sumamente sensibles a la atovacuona y no tienen ninguna alergia, sino que experimentan un fallo en la dosis. Es demasiado eficaz, no todo mundo puede tolerar 1,500 mg al día.
  5. El problema de la resistencia a la atovacuona representa un asunto de interés en 2015.[30, 31]
  6. Haciendo caso omiso de la cuestión de resistencia, otra opción es que algunas personas necesiten una dosis más alta, tal como me fue correctamente recomendado por el respetable médico, Richard Horowitz, hace más de diez años.[32, 33]
  7. El papel de la azitromicina y la dosis utilizada parece arbitrario. Podemos medir fácilmente los niveles de sangre y de 500 mg/día el rango de niveles es muy variable.

Opciones de tratamiento propuestas en 2015

La primera lección es que todos los tratamientos deberían comenzar con dosis bajas y aumentar para garantizar que no se sienta incomodidad por la dosis del medicamento o de la hierba. Los tratamientos tienden a hacer sentir mejor a la gente y luego la hacen sentir un poco incómoda. La mayoría puede tolerar un incremento luego de unos días o de un mes. No existe una receta única. El paciente y el médico deben hablar al respecto.

Se debe examinar los medicamentos contra la malaria, pero no se deben añadir a ciegas. No cuento con ninguna prueba de que la doxiciclina, minociclina, claritromicina, azitromicina o sulfametoxazol/trimetoprima (Bactrim) eliminen la babesia. Considero que los efectos secundarios de la clindamicina y quinina por lo general no los posicionarían como el tratamiento de primera línea.

De los tratamientos que funcionan, creemos que la babesia es tan peligrosa e incapacitante a largo plazo, que se deberían utilizar al menos tres agentes directos contra ella antes de considerar que alguien está listo para el fin del tratamiento.

La artemisia o ajenjo dulce (artemisia annua) puede prevenir una infección de la malaria con tan sólo trabajar en la cosecha y el cuidado de esta hierba. (Ver la imagen 7 de la artemisia annua). Sin embargo, para eliminar la babesia se requieren derivados semisintéticos. CaiQing Zhang, el médico experto en hierbas enviado a los Estados Unidos a solicitud de nuestro país, ha analizado los tratamientos de la babesia.[34] En sus productos de artemisia y artemisias de doble potencia-2, utiliza el artesunato, que es una modificación sintética del ajenjo dulce. Favor de tomar en cuenta que no se refiere al ajenjo (artemisia absinthum).

Image 7

IMAGEN 7. Algunas plantas de artemisia annua o ajenjo dulce que se cultivan en todo el mundo.


Un tratamiento de rutina contra la babesia utilizado por especialistas en Lyme y proveedores de medicina funcional es la artemisinina. He escrito en tres textos que este derivado es anticuado, débil, y ni siquiera lo suficientemente potente como para eliminar la malaria.[35, 36] La incapacidad de la artemisinina para eliminar la malaria debido a la resistencia es una de las muchas razones por las que las principales agencias de malaria buscan y utilizan otros derivados de artemisia.

El arteméter/lumefantrina (Coartem o Riamet) es un medicamento que está compuesto en parte por un derivado de artemisia. Este eficaz medicamento para la malaria es también a menudo un medicamento eficaz para la babesia, y no posee el sabor a "pintura amarilla" de la atovacuona. En los Estados Unidos solo se encuentra en tabletas: 20 mg de arteméter con 120 mg de lumefantrina sintética. En muchos otros países, un genérico es 4 veces más potente. Se trata de una atractiva y pequeña tableta que se dosifica en 8 tabletas al día durante tres días para el tratamiento de la malaria. Esa dosis es extremadamente alta para la babesia. Es posible que los pacientes sientan una mejora incluso a una dosis de solo 1/4 de tableta al día. Usted puede determinar la dosis más alta con su médico. Hace diez años me inquietaban los riesgos del arteméter, pero luego de ver y leer acerca de su uso seguro en millones de personas, esa opción ya no me causa inquietud.

La atovacuona/proguanil (Malarone) es una combinación de la atovacuona mencionada anteriormente (Mepron) en forma de tableta combinada con proguanil.[37] Ésta es principalmente la única manera para la mayoría de los médicos de recetar proguanil. Un problema inicial es que puede causar náuseas muy por encima de lo tolerable. Por lo tanto, se sugiere tomar la medicación en 1/4 o 1/2 unidad de tableta dentro de cápsulas de gelatina vacías, primero dentro de un 0 y luego dentro de un 00, de tal manera que la tableta tenga un doble recubrimiento. Eso eliminará las náuseas que se causan al contacto con el estómago. Si las náuseas están todavía presentes debido al contacto directo con el estómago, la adición de raíz de malvavisco es eficaz en la ralentización y la protección de la mucosa irritada del estómago. La administración debe iniciarse de 1/4 a 1/2 tableta al día en los primeros dos días, y luego debe ajustarse con base en la experiencia del paciente y de la cobertura del seguro. Consideramos que ésta es una buena y modesta opción de tratamiento contra la babesia.

Los derivados de ajo sintéticos no son como nuestro extracto de ajo promedio. Si se consultan los escritos del profesor K. Huang[38] y del Dr. Zhang, es evidente que los medicamentos sintéticos tienen un fundamento masivo de investigación en China y Asia y que éstos eliminan la babesia; sin embargo, también matan cualquier cosa que una garrapata o pulga pudiera portar. Usted podría andar con olor a ajo durante 36 horas, y la dosificación tiene que comenzar con una pizca o de 1/3 a 1/2 de una cápsula de alicina de hepapro.com. Podría decir "alicina", pero no es en sí ajo natural.

La mefloquina (Lariam) elimina la babesia.[39] Sin embargo, en nuestro muy preciso examen del insomnio, del estado de ánimo, de la irritabilidad, la agitación y la concentración, creo que el medicamento tiende a producir efectos secundarios que no están relacionados con la eliminación de la babesia. No considero que en la mayoría de situaciones esos problemas comunes, que algunos minimizan, garanticen su uso contra la babesia.

La nitazoxanida (Alinia) es un medicamento nuevo en la comunidad de parásitos y en los Estados Unidos que ha sido aprobado para el tratamiento de la diarrea causada por Giardia y Cryptosporidium parvum en niños. Los franceses reportan un uso eficaz contra la fasciola, que es una enfermedad parasitaria en humanos.[40] Dupouy-Camet[41] establece de forma útil esta afirmación acerca de la singularidad de la nitazoxanida: "[es] un agente antiparasitario bien tolerado con un amplio espectro, ya que está activo en muchos protozoarios intestinales y helmintos. Actúa de la misma forma metabólica como la inhibición 5-nitro-imidazoles de la reductasa ferredoxine), pero sin la síntesis de radicales libres ni el deterioro del ADN de la célula diana. Por lo tanto, no es ni teratogénico ni mutagénico". Sin embargo, este fármaco logra salir del tracto intestinal y tiene otras acciones que creemos que incluyen la eliminación eficaz de la babesia en algunas personas y con algunas cepas.

Los aceites esenciales contienen muchos compuestos que pueden eliminar la babesia y también matar células humanas. Si alguien está realmente interesado en el uso de esta útil y peligrosa clase de tratamientos, por favor comience por leer el excelente libro de Tisserand y Young, La seguridad de aceites esenciales: una guía para profesionales de la salud, segunda edición (Essential Oil Safety: A Guide for Health Care Professionals).[42] Si su proveedor no ha leído este libro, posiblemente no esté actualizado. Si la persona que propone el uso de aceites esenciales no está familiarizada con el libro, propóngalo para su seguridad. Además, actualmente contamos con el libro relativo a biofilm[43] de mayor venta en el mundo, y en él se analizan muchos de los aceites esenciales anti-bacterianos, anti-hongos y anti-protozoarios más eficaces.

Las opciones a base de hierbas para la babesia se iniciaron anteriormente en nuestro análisis acerca de algunos de los medicamentos más comunes en el mundo -artemisia o ajenjo dulce, artesunato, arteméter y artemisinina. No obstante, existen muchas otras hierbas que tienen propiedades contra la malaria y lababesia.

Como punto de partida, luego de los Dres. Huang y Zhang, también hemos investigados más a fondo las hierbas del Dr. Stephen Bühner. Hemos revisado todos sus libros de texto publicados desde 2000. Consideramos que tanto las hierbas del Dr. Zhang como del Dr. Buhner son útiles y cuentan con una investigación y experiencia verosímil. Creemos más que nada que nunca se debe iniciar con una dosis completa o con una tableta entera en el primer día, y que tales tienden a tener una acción menos fuerte que algunos medicamentos sintéticos, lo cual es en realidad una muy buena característica. ¿Por qué? Casi todos los médicos exceden el tratamiento en personas con mordeduras de garrapatas inflamadas. Esta inflamación a largo plazo causada ​​por infecciones de garrapatas provoca autoinmunidad, alergias a los alimentos y medicinas, menos capacidad para lidiar con la enfermedad y vuelve a algunos pacientes "demasiado sensibles" a cualquier tratamiento. No voy a enumerar cada una de las hierbas de las que el Dr. Buhner habla en sus libros ni a comentar sobre ellas. Compre sus libros o solicite a su bibliotecario pedirlos a través del programa de préstamo interbibliotecario. Si usted está interesado en la artemisia en sus formas naturales y sintéticas, considere nuestro texto, que se encuentra en el interior de nuestro exhaustivo libro de babesia 2006 [44] o como libro de texto más pequeño en donde únicamente se analizan los derivados principales de la artemisia.[45]

La oxigenoterapia hiperbárica (OHB) posee muchos beneficios excepcionales, pero no elimina la babesia ni ninguna infección importante por garrapatas. Por ejemplo, hemos financiado un estudio de más de $100,000 para determinar la capacidad de la OHB para eliminar la babesia, la enfermedad de Lyme y la bartonella. Los sujetos del estudio recibieron de 110 a 120 tratamientos a 2.4 atmósferas durante 90 minutos. No se observaron cambios en sus resultados de laboratorio directos o indirectos ni en su función clínica.

El tratamiento de sauna de infrarrojos se basa tanto en la alta temperatura como en las ondas infrarrojas para eliminar las infecciones. La babesia es muy difícil de eliminar y la mayoría de las 100 millas de vasos sanguíneos se encuentra fuera del alcance de los rayos, y la alta temperatura externa no es curativa de la babesia. Una alta temperatura interna, tal como una fiebre, refleja una respuesta del cuerpo a un patógeno.

El ozono está volviendo a adquirir un interés debido a las infecciones resistentes a biofilm. En términos del ozono, yo sugeriría como puntos de partida la investigación y los libros de Bocci,[46] Shallenberger,[47] y otros proveedores para la búsqueda de tratamientos que no sean productos farmacéuticos sintéticos. Hoy en día existen sociedades de certificación y formación en todo el mundo. Nosotros creemos que la inyección directa de ozono en las venas es mala praxis, sin embargo el ozono es una opción útil que posee una amplia investigación y utilidad cuando se utiliza sabia y cuidadosamente. Tiene que ser dosificado con cuidado, ya que es común que se elimine algo más que la infección prevista, lo cual provoca una fuerte inflamación e incomodidad. El ozono se utiliza de muchas formas en la industria[48] y el sector salud.[49-53] También es un asesino eficaz de microorganismos en las piscinas. Una vía común para usar ozono como agente terapéutico es para eliminar sangre, añadir un agente anticoagulante y devolver la sangre tratada al cuerpo. Esto no es una cura, pero nuestras observaciones de más de veinte años muestran que esto retrasa la recaída por babesia y es un medio útil para aumentar el tratamiento. Hago hincapié en que la dosis de ozono tiene que ser baja en las pruebas iniciales.

Una muestra de otras opciones de tratamiento

Otros tratamientos comunes contra la babesia en Internet y en la medicina funcional son las máquinas de Rife, muy bajas dosis tinturas de hierbas, la acupuntura, la inmunoglobulina intravenosa (IGIV), la homeopatía y la medicina energética. Debido a las limitaciones de espacio, sólo mencionaremos que somos muy conscientes de estas modalidades, y que algunos pacientes y proveedores informan que funcionan contra la babesia. Hemos recibido pacientes que estaban usando estas opciones y sus informes y resultados de laboratorio son dignos de una inspección más a fondo. Estamos conscientes de que algunas personas dicen creer que estos tratamientos son confiables e incluso curativos.

En conclusión, la babesia es una infección muy grave cuyos resultados de análisis de laboratorio oscilan entre pobres a razonables y los tratamientos eficaces necesitan ser adaptados a cada paciente —la medicina molida y los "protocolos" simplistas conducen a malos resultados de 5-10 años. Por último, todas las observaciones formuladas en este artículo son únicamente para ser consideradas con el consejo certificado de su profesional de la salud local. Nada aquí expresado se debe de considerar el estándar de atención médica en los Estados Unidos.

James Schaller, MD, MAR

KimberlyMountjoy, MS

El Dr. Schaller es un médico de primera categoría galardonado con premios de médicos y pacientes nacionales e internacionales. Ha escrito seis libros sobre babesia y trece libros sobre infecciones por garrapatas. Su más reciente libro de superventas sobre biofilm es el que trata sobre este tema, y también escribió el segundo libro mejor vendido acerca de la fibrosis quística. Ha publicado artículos en revistas y libros de prestigio sobre curas para el cáncer, parásitos, nutrición, hormonas, enfermedades misteriosas, depresión, inflamación, infecciones transmitidas por pulgas, piojos y garrapatas, y un respetado conjunto de entradas referentes a la babesia, la bartonella y la enfermedad de Lyme en los Institutos Nacionales para la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). Es autor de más de 30 libros y 27 artículos publicados en las principales revistas arbitradas. Todos los libros académicos referentes a infecciones poseen el respaldo de al menos un año de lectura de tiempo completo.

Kimberly Mountjoy, M.S. es química, investigadora y co-autora de siete libros y ocho artículos arbitrados de química y bioquímica. Ha trabajado en la investigación en la industria y en respetados centros de ciencia durante muchos años. Más recientemente, ha participado en la atención directa al paciente antes de trabajar conjuntamente con el Dr. Schaller.

Notas finales

  1. Schaller J. A Laboratory Guide to Human Babesia Hematology Forms. Tampa, FL: Hope Academic Press. 2008.
  2. Schaller J. Babesia Update 2009. Tampa, FL: Hope Academic Press. 2008.
  3. Schaller J. The Health Care Professional's Guide to the Treatment and Diagnosis of Human Babesiosis. Tampa, FL: Hope Academic Press. 2006.
  4. Schaller J & Mountjoy K. Checklists for Bartonella, Babesia, and Lyme Disease.Naples, FL: International Academic Infection Research Press. 2012.
  5. www.cdc.gov/parasites/babesiosis/disease.html. Accessed April 9, 2015
  6. Mylonakis E. When to Suspect and How to Monitor Babesiosis. Am FamPhysician. 2001 May 15;63(10):1969-1975. [www.aafp.org/afp/2001/0515/p1969.html]
  7. Schaller J. Babesia Update 2009. Tampa, FL: Hope Academic Press. 2008.
  8. Goddard A, Wiinberg B, Schoeman JP, Kristensen AT, Kjelgaard-Hansen M. Mortality in virulent canine babesiosis is associated with a consumptive coagulopathy. Vet J. 2013 May;196(2):213-7. Epub 2012 Oct 23.
  9. Rafaj RB, Matijatko V, Kis I, Kucer N, Zivicnjak T, Lemo N, Zvorc Z, Brkljacić M, Mrljak V. Alterations in some blood coagulation parameters in naturally occurring cases of canine babesiosis. Acta Vet Hung. 2009 Jun;57(2):295-304.
  10. Schaller J. Babesia Update 2009. Tampa, FL: Hope Academic Press. 2008.
  11. Carod-Artal FJ. [Strokes caused by infection in the tropics].[Article in Spanish]. Rev Neurol. 2007 Jun 16-30;44(12):755-63.
  12. Frevert U, Nacer A. Fatal cerebral malaria: a venous efflux problem. Front Cell Infect Microbiol. 2014 Nov 6;4:155. eCollection 2014.
  13. Stricker RB, Winger EE. Decreased CD57 lymphocyte subset in patients with chronic Lyme disease. Immunol Lett. 2001 Feb 1;76(1):43-8. PMID:11222912
  14. Nackos E, DeSancho M. Anemia and thrombocytopenia: diagnosis from the blood smear. Blood. 2014 Mar 20;123(12):1783. PMID:24783256 [http://www.bloodjournal.org/content/bloodjournal/123/12/1783.full.pdf]
  15. Schaller JL, Burkland GA. Case report: rapid and complete control of idiopathic hypereosinophilia with imatinib mesylate. MedGenMed. 2001 Sep 7;3(5):9.
  16. Schaller JL, Burkland GA, Langhoff PJ. Are various Babesia species a missed cause for hypereosinophilia? A follow-up on the first reported case of imatinib mesylate for idiopathic hypereosinophilia. MedGenMed. 2007 Feb 27;9(1):38.
  17. Schaller J. The Diagnosis, Treatment and Prevention of Bartonella. Tampa, FL: Hope Academic Press. 2008, pp 5, 30.
  18. Schaller J & Mountjoy K. What You May Not Know About Bartonella, Babesia, Lyme Disease and Other Tick & Flea-Borne Infections. Naples, FL: International University Infection Research Press. 2012, pp. 34, 59-63, 75, 101-102, 119, 130-131, 142.
  19. Schaller J & Mountjoy K. Checklists for Bartonella, Babesia, and Lyme Disease.Naples, FL: International Academic Infection Research Press. 2
  20. Schaller J. Babesia Update 2009. Tampa, FL: Hope Academic Press. 2008, pp. 58-59.
  21. J. Schaller. “Bartonella” in Encyclopedia of Plagues, Pestilence and Pandemics, J. Bryre, Ed. (Westport, CT: Greenwood Press; 2008) [Book endorsed by the NIH Director of Infectious Disease.]
  22. J. Schaller. “Babesia” in Encyclopedia of Plagues, Pestilence and Pandemics, J. Bryre, Ed. (Westport, CT: Greenwood Press; 2008) [Book endorsed by the NIH Director of Infectious Disease.]
  23. Zhao Y, Love KR, Hall SW, Beardell FV. A fatal case of transfusion-transmitted babesiosis in the State of Delaware. Transfusion. 2009 Dec;49(12):2583-7. Epub 2009 Nov 9. PMID: 19906041
  24. Goodell AJ, Bloch EM, Krause PJ, Custer B. Costs, consequences, and cost-effectiveness of strategies for Babesia microti donor screening of the US blood supply. Transfusion. 2014 Sep;54(9):2245-57.
  25. Lyme literate MD
  26. Schaller J & Mountjoy K. Combating Biofilms: Why Your Antibiotics and Antifungals Fail. Naples, FL: International Infectious Disease Press. 2014.
  27. Krause PJ, Lepore T, Sikand VK, Gadbaw J Jr, Burke G, Telford SR 3rd, Brassard P, Pearl D, Azlanzadeh J, Christianson D, McGrath D, Spielman A. Atovaquone and azithromycin for the treatment of babesiosis. N Engl J Med. 2000 Nov 16;343(20):1454-8.
  28. Krause PJ, Spielman A, Telford SR 3rd, Sikand VK, McKay K, Christianson D, Pollack RJ, Brassard P, Magera J, Ryan R, Persing DH. Persistent parasitemia after acute babesiosis. N Engl J Med. 1998 Jul 16;339(3):160-5.
  29. Krause PJ, Lepore T, Sikand VK, Gadbaw J Jr, Burke G, Telford SR 3rd, Brassard P, Pearl D, Azlanzadeh J, Christianson D, McGrath D, Spielman A. Atovaquone and azithromycin for the treatment of babesiosis. N Engl J Med. 2000 Nov 16;343(20):1454-8.
  30. Wormser GP, Prasad A, Neuhaus E, Joshi S, Nowakowski J, Nelson J, Mittleman A, Aguero-Rosenfeld M, Topal J, Krause PJ. Emergence of resistance to azithromycin-atovaquone in immunocompromised patients with Babesia microti infection. Clin Infect Dis. 2010 Feb 1;50(3):381-6.
  31. Iguchi A, Matsuu A, Ikadai H, Talukder MH, Hikasa Y. Development of in vitro atovaquone-resistant Babesia gibsoni with a single-nucleotide polymorphism in cytb. Vet Parasitol. 2012 Apr 30;185(2-4):145-50. Epub 2011 Sep 28.
  32. Schaller J. The Health Care Professionals' Guide to the Treatment and Diagnosis of Human Babesiosis. Tampa, FL: Hope Academic Press. 2006.
  33. Horowitz R. Why Can't I Get Better? Solving the Mystery of Lyme and Chronic Disease. New York: St. Martin's Press. 2013.
  34. Zhang Q, Zhang Y. Lyme Disease and Modern Chinese Medicine. New York: Sino-Med Research Institute. 2006.
  35. Schaller J. Artemisinin, Artesunate, Artemisinic Acid and Other Derivatives of Artemisia Used for Malaria, Babesia and Cancer. Tampa, FL: Hope Academic Press. 2006.
  36. Schaller J. The Health Care Professional's Guide to the Treatment and Diagnosis of Human Babesiosis. Tampa, FL: Hope Academic Press. 2006.
  37. Vyas JM, Telford SR, Robbins GK. Treatment of refractory Babesia microti infection with atovaquone-proguanil in an HIV-infected patient: case report. Clin Infect Dis. 2007 Dec 15;45(12):1588-90.
  38. Huang K. The Pharmacology of Chinese Herbs, Second Edition. Boca Raton, FL: CRC Press. 1998.
  39. Munkhjargal T, AbouLaila M, Terkawi MA, Sivakumar T, Ichikawa M, Davaasuren B, Nyamjargal T, Yokoyama N, Igarashi I. Inhibitory effects of pepstatin A and mefloquine on the growth of Babesia parasites. Am J Trop Med Hyg. 2012 Oct;87(4):681-8. Epub 2012 Aug 13.
  40. Loiseau PM, Le Bras J. [New drugs against parasitic diseases].[Article in French].Rev Prat. 2007 Jan 31;57(2):175-82. PMID:17432522.
  41. Dupouy-Camet J. [New drugs for the treatment of human parasitic protozoa].[Article in French]. Parassitologia. 2004 Jun;46(1-2):81-4. PMID:15305692.
  42. Tisserand R, Young R. Essential Oil Safety: A Guide for Health Care Professionals, 2nd edition. New York: Churchill Livingstone Elsevier. 2013.
  43. Schaller J & Mountjoy K. Combating Biofilms: Why Your Antibiotics and Antifungals Fail. Naples, FL: International Infectious Disease Press. 2014.
  44. Schaller J. The Health Care Professionals' Guide to the Treatment and Diagnosis of Human Babesiosis. Tampa, FL: Hope Academic Press. 2006.
  45. Schaller J. Artemisinin, Artesunate, Artemisinic Acid and Other Derivatives of Artemisia Used for Malaria, Babesia and Cancer. Tampa, FL: Hope Academic Press. 2006.
  46. Bocci V. Ozone: A New Medical Drug. Second Edition. New York: Springer. 2010.
  47. Shallenberger F. Principles and Applications of ozone therapy - a practical guideline for physicians. Seattle, WA: CreateSpace. 2011.
  48. Langlais B, Reckhow D, Brink D. Industry Ozone in Water Treatment. Application and Engineering. AWWA Research Foundation. 1991.
  49. Elvis AM, Ekta JS. Ozone therapy: A clinical review. J Nat Sci Biol Med. 2011 Jan;2(1):66-70.
  50. Lüddeke F, Heß S, Gallert C, Winter J, Güde H, Löffler H. Removal of total and antibiotic resistant bacteria in advanced wastewater treatment by ozonation in combination with different filtering techniques. Water Res. 2015 Feb 1;69:243-51. Epub 2014 Nov 22. PMID:25497174
  51. Tamai M, Matsushita S, Miyanohara H, Imuta N, Ikeda R, Kawai K, Nishi J, Sakamoto A, Shigihara T, Kanekura T. Antimicrobial effect of an ultrasonic levitation washer disinfector with silver electrolysis and ozone oxidation on methicillin-resistant Staphylococcus aureus. J Dermatol. 2013 Dec;40(12):1020-6. Epub 2013 Dec 4. PMID:24304000
  52. Abdullaev IA. [Application of ozonated perftoran in the treatment of spreaded peritonitis].[Article in Russian]. Klin Khir. 2014 Jan;(1):20-2. PMID:24923143
  53. Rodríguez ZZ, Guanche D, Alvarez RG, Rosales FH, Alonso Y, Schulz S. Preconditioning with ozone/oxygen mixture induces reversion of some indicators of oxidative stress and prevents organic damage in rats with fecal peritonitis. Inflamm Res. 2009 Jul;58(7):371-5. Epub 2009 Mar 10.

Bank Towers, Tamiami Trail, Naples, FL
disclaimer privacy